Divulgación de información personal

 

Ponemos cierta información personal a disposición de algunos proveedores estratégicos que trabajan con nosotros para ofrecer nuestros productos y servicios o nos ayudan a promocionarlos a clientes. Compartiremos información personal con estas compañías únicamente para ofrecer o mejorar nuestros productos, servicios y publicidad; no la compartiremos con terceros para que estos realicen sus propias acciones de marketing sin su previo consentimiento expreso.

Proveedores de servicios

Compartimos información personal con empresas que ofrecen servicios en nuestro nombre como, por ejemplo, servicios de correo electrónico, marketing, patrocinio de sorteos, concursos y otras promociones, auditorías, procesamiento de pagos, responder a los pedidos de los clientes, análisis de datos, atención al cliente, encuestas de investigación y satisfacción del cliente y otros servicios complementarios a la venta de nuestros productos y servicios. Estas empresas están obligadas a proteger su información y pueden estar ubicadas allí donde operamos.

Filiales corporativas y transacciones comerciales corporativas

Podemos compartir información personal con todas las filiales de Pinturas Colom. En caso de fusión, reorganización, adquisición, asociación, segregación, transferencia, venta o disposición de todo o parte de nuestro negocio, incluidas las operaciones relacionadas con la bancarrota o procedimientos similares, podemos transferir toda o parte de la información personal al tercero pertinente.

Conformidad jurídica y seguridad

Es posible que, por ley o como resultado de un proceso legal, de un litigio o a petición de las autoridades públicas o gubernamentales, dentro o fuera de su país de residencia, tengamos que divulgar información personal. También podemos divulgar información personal si determinamos que, por motivos de seguridad nacional, en cumplimiento de la ley o por otras cuestiones de relevancia pública, es necesario o apropiado hacerlo.

También podemos divulgar información personal si, de buena fe, llegamos a la conclusión de que es razonablemente necesario hacerlo para proteger nuestros derechos y buscar soluciones disponibles, hacer cumplir nuestros términos y condiciones, investigar fraudes o proteger nuestras operaciones o a nuestros usuarios.